La iluminación en los videos caseros

Muchas personas se animan a hacer videos caseros, pero pocas son las que prestan atención a los pequeños detalles. La iluminación es uno de ellos: cuando se graba un video en casa se tiene que mirar siempre que la iluminación sea buena, ya que si no fuera así, el resultado nos quedaría oscuro y no daría los efectos deseados. Y es que todos queremos que vean nuestro vídeo, ¿no es así?

¿Cómo grabar vídeos caseros?

Para asegurarnos que lo vamos a ver bien tanto nosotros como nuestros “espectadores”, lo que debemos es tener en cuenta varias cosas:

  • La primera es buscar el lugar de la casa con mejor iluminación. Si puede ser, que sea natural. Si por ejemplo en el comedor o en el dormitorio gozamos de una ventana en la cual entre mucha luz, allí será donde deberemos rodar. Hay parejas que incluso, llevándose al máximo la motivación por grabar bien, se han trasladado la cama a la cocina o a sitios en donde pueda entrar más luz. De todas formas, un vídeo casero no tiene porque ser en una cama: el baño es un excelente lugar para ello: ¿o no se os ocurren mil y una escenas eróticas para ser plasmadas allí? Una ducha compartida, un baño lleno de pétalos de rosa…
  • La segunda será mirar cómo está la luz artificial en ese sector en donde nos pongamos. ¿Qué tipo de luz hay? No es nunca lo mismo una luz de tono amarillento que otra luz totalmente blanca procedente de un fluorescente o un flexo. Si tenemos alguna lámpara en otra parte y la queremos poner como auxiliar, podría ser perfecto.
  • La tercera opción es solamente por si no tenemos suficiente luz natural ni tampoco ninguna lampara que nos pueda ayudar, y es contratar (alquilar) un equipo de iluminación. Hoy en día es muy fácil encontrar este tipo de ofertas: muchos estudios o productoras alquilan sus productos para sacarle un mayor rendimiento, así ellos se ganan un dinero extra y las personas interesadas pueden hacer uso de ello sin tener que comprar el producto en sí y pagando un módico precio por su alquiler.

Una vez terminado el vídeo, lo que se deberá hacer siempre antes de colgarlo en alguna parte es visualizarlo y editarlo. Con los completos programas de edición existentes hoy en día para cualquier plataforma (Mac, Windows, Linux, etc.) será fácil encontrar uno que se adapte a nuestras necesidades y conocimientos.

Una de las cosas que se puede hacer es, evidentemente, arreglar la iluminación: como si de una foto se tratara, se puede agregar más luz al vídeo, ya sea para aplicarlo a todo el largometraje o bien a una o dos escenas en particular (normalmente fotograma a fotograma, que es un poco lento pero da buenos resultados, sobre todo si queremos iluminar una toma que haya quedado oscura). También, con estos editores, podremos cortar, pegar, añadir música, etc. Son muy completos y la mayoría de ellos son programas gratuitos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *